Deshidratado

Básicamente nos encontramos ante frutas que han sido secadas y deshidratadas mediante la extracción, con la ayuda de calor suave, de una buena cantidad de la humedad presente en el alimento, la cual es una de las principales “culpables” de que el alimento se eche a perder tan rápidamente. Eso sí, durante el proceso de deshidratación no se pierden nutrientes esenciales, sino que aumentan, convirtiéndose así en una fuente excelente y maravillosa de vitaminas y minerales.

BANANO

PIÑA

MANGO